Las manchas de un día, són un orgullo para un cocinero. Pero las manchas de dos días, eso es de guarros.


Esta entrada fue publicada en Nuestras noticias gastronomicas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.